Mediación en Conflictos de Pareja

Cuando los problemas dentro de una pareja están enquistados de tal modo que es muy difícil solucionarlos sin ayuda externa es el momento de acudir a la mediación.

La mediación no es una terapia de pareja ya que no tiene como objetivo evitar la separación o el divorcio. Sí lo es ayudar a que la ruptura de pareja se realice con un menor coste emocional identificando durante el proceso dónde reside el conflicto real, única manera de poder superar una crisis de pareja. No se basa en los derechos legales, sino en lo que ambas partes consideren adecuado para ellos y para sus hijos. Ofrece un lugar neutral para que las partes puedan conversar e intentar llegar a acuerdos consensuados respecto a la regulación de su vida futura después de la ruptura.

El cometido de la persona profesional de Gizarlan hace a la pareja comunicarse adecuadamente, cambiar la percepción del conflicto y conducirles hacia el acuerdo, escuchando a las dos partes y facilitandoles la comunicación. Interviene en el proceso de mediación pero no en la fase final de decisión, ya qué esta última le corresponde a la pareja.