Burmout, Sindrome Trabajador Quemado

El Síndrome Burnout (quemado, fundido) es un tipo de estrés laboral, un estado de agotamiento físico, emocional o mental que tiene consecuencias en la autoestima, y está caracterizado por un proceso paulatino, por el cual las personas pierden interés en sus tareas, el sentido de responsabilidad y pueden hasta llegar a profundas depresiones.

El Síndrome de Burnout se puede prevenir o afrontar a través de diferentes intervenciones. Estas intervenciones pueden ser a nivel personal u organizacional.

Nivel Personal: La primera, se centra en aumentar los recursos personales para hacer frente a las diferentes demandas ambientales. Algunas de ellas son, conocerse a sí mismo para observar cuando existe algún problema y poder resolverlo a tiempo, así como, saber gestionar tu propio tiempo para evitar la sobrecarga de trabajo y las tensiones laborales, en definitiva,conocer las propias limitaciones y saber gestionarlas de manera adecuada.

Nivel Organizacional: La segunda, hace referencia a los aspectos organizacionales, de esta manera se pretenden llevar a cabo actividades para mejorar la eficacia de los trabajadores y el bienestar en sus respectivos puestos de trabajo. Para ello, será necesario definir de forma clara el papel de cada profesional para evitar los conflictos y ambigüedad de rol, mejorar el entorno laboral, redistribuir horarios, evitar la sobrecarga laboral, renovación de conocimiento y formación continua, etc.